Edición – Tomamos el control.

Tres años de tomar medicamentos para evitar que regrese el cáncer que me estaban causando muchos efectos secundarios desde engordar, inflación, dolores musculares, insomnios, problemas del corazón solo por nombrar algunos decidí finalmente que yo soy la protagonista de mi propia vida.

¿Qué implica eso de ser la protagonista de mi propia vida?

Para mí es escuchar mi voz interior que es muy poderosa y talentosa y no tener miedo a tomar decisiones que posiblemente impliquen riesgos. Y es tomar el control de mis decisiones.

Así que hace 10 días le pedí a mi oncólogo parar para ver los efectos y cambios en mi cuerpo.

Primero que todo los primeros días han sido muy difíciles.

Mi cuerpo está lleno de químicos, drogas prácticamente. Mi cuerpo tiene una toxicidad altísima.

He estado muy fuerte mentalmente para poder soportar todos los dolores que esto implica. Como dolores musculares, dolores de cabeza, cambios de humor, etcétera.

Nunca he consumido drogas, ni fumado, pero creo que es como internarse en una clínica y poder rescatarte. Eso mismo creo que estoy haciendo. Un proceso lento pero seguro.

Hoy por primera vez me levanté con más energía, y a mi gran sorpresa baje 600 gramos.

Creo que mi cuerpo es capaz de tener muchas oportunidades para sanar.

Mis medicamentos me estaban descuadrado a tal grado que estaba perdiendo mi equilibrio físico y casi se lleva de encuentro a mí cuerpo intelectual.

En este caminar descubrí mucho de la alimentación como funciona la insulina y todos los efectos secundarios que una pequeña pastilla puede tener en tu organismo, en tu vida en general.

Mi vida sin está pastilla necesita nuevos cambios para evitar que regrese el cáncer.

Tengo que encontrar el balance perfecto entre mi cuerpo, mente, alma y espíritu. Los cuatro cuadrantes que todas debemos de fomentar cada día.

Allí donde nace la crisis, los problemas más difíciles de resolver, también nace la esperanza, el agradecimiento y un amor propio tan profundo que puede inspirar y mover montañas.

Así como una estrella fugaz no pide permiso para brillar, así hoy tomo el control absoluto de mis decisiones.

Acuerdate,

Que si no tenemos el control absoluto de nuestras decisiones, de nuestras necesidades, de todo lo que implica ser nuestro propio protagonista…¿Entonces quien decide, en que te convertirás?

Deja de atraparte, sal y reclama lo que es tuyo. Tú propio poder de decisión. Ya es hora de tomar el control.

Se grande, se tú.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s