Mi escondite perfecto

Las espigas bailan de un lado a otro, y cuando el viento las menea y las sarandea, ellas empiezan a cantar de alegría. De repente el viento sopla más fuerte y su baile se convierte en una gran danza. Y cuando los veleros pasan a su lado dejando oleaje ellas más se alegran. Todo en…